LEO
Frigorífico


Cualidad y Calidad



En la nobleza del trabajo


 
 
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
hacer clic p/ ampliar...
Santiago del Estero e Hipólito Yrigoyen / Esquina porteña de Montserrat
 
Leonardo, con su propio nombre respalda cuanto lleva a cabo LEO Frigorífico. Ya, desde su nominación, este actualísimo comercio garantiza la calidad de todo cuanto expende. LEO Frigorífico se inaugura en mayo de 2013 en una privilegiada esquina del barrio y es parte integrante de una trayectoria laboral-familiar tradicional de Montserrat. Su instalación implica una feliz conjunción de novedad y continuidad, juventud y experiencia. Hasta la ubicación geográfica transmite estas cualidades. Desde la Avenida de Mayo, el local se vislumbra con la perspectiva elocuente del tiempo transcurrido y el devenir del presente.

Hay maquinarias de última generación y acero quirúrgico en los mostradores. Los exhibidores, tanto como los instrumentos de corte y centrales de frío, señalan que los recursos utilizados para preservar la calidad de los alimentos son de avanzada. Se hace evidente la segura cadena de frío que rige para la carne fresca y la procesada, dispuesta para la venta como materia prima predominante. Óptimas condiciones para el consumo de un vecindario que se acerca para aprovisionarse y también, para una amable charla con café o algún mate mediante. Campestre y pueblerina, la modalidad persiste a ultranza. El barrio Montserrat se honra en contar con comerciantes de la talla de quienes están al frente de LEO Frigorífico.

Además, y como no sólo de carne se vive, suman para la venta, infinidad de productos que contribuyen al deleite de la nutrición. Quesos, vinos y diversos complementos que condimentan los apetitosos platos de paladares exigentes. Un servicio premium para acopiar calidad en las alacenas de nuestras cocinas.


Diríamos que LEO,
con su disciplina laboral,
es casi un artista
de su arduo oficio.
En esta ilustrativa fotografía,
de hace ya algunos años,
lo vemos siendo, todavía,
un solícito colaborador
de su padre, quien supo
transmitirle su saber
y experiencia en el rubro.
Aquí, es posible observar
una atenta mirada paterna que,
a distancia prudencial,
vigila, controla y guía,
a la vez que protege y libera.
Hoy, se ha logrado
independizar al hijo
que consagra lazos
de familia en crecimiento.